Alvaro le gusta ver chicas por webcam corriendose

chicas por webcam Alvaro es un valenciano de veintiocho años que trabaja como mecánico en un taller en el centro de Valencia donde recibe un sueldo con él que está muy conforme y que le permite pegarse caprichos sexuales ya que le encanta ver a chicas por webcam en directo corriéndose metiéndose un buen consolador por el coño y como le excita mucho ver a chicas por webcam ha decidido darse de alta en un servicio de webcams porno donde siempre hay decenas de chicas españolas con las tetas grandes dispuestas a quedarse completamente desnudas para follarse el coño con los dedos o con un consolador bien gordo. Pero hoy es sábado por la tarde y a Alvaro le apetece mucho comerse un buen coño depilado y carnoso así que se va a meter en un videochat gratuito de ligar de su ciudad donde después de estarse dos horas conectado va a conocer a Pilar, una preciosa rubia de treinta años que trabaja como profesora de Spinning en un gimnasio y que se ha conectado al videochat en busca de un plan caliente para esta noche y como se han gustado, no han tardado en tontear un poco por webcam antes de quedar esta noche para irse a cenar juntos a un restaurante mexicano donde después van a acabar comiéndose la boca apasionadamente en el coche de Álvaro hasta que este lleve a esta rubia culona al piso donde vive solo y donde le follará duro el coñito a esta cerda.